Omega nombra a Bruno Pinasco como su embajador en Perú

Igual que su reloj, el embajador OMEGA, Daniel Craig, se siente en el agua como en casa. En el papel de 007 por quinta vez, el talentoso actor muestra, centímetro a centímetro, la apariencia de todo un caballero, incluso cuando sale a la superficie con un esmoquin empapado. Absolutamente británico, Bond es un personaje legendario, así que es justo que el actor que lo interpreta lleve puesto un reloj legendario. Daniel Craig lució por primera vez un OMEGA en pantalla en Casino Royale, en 2006, pero el actor era un ávido fan de esos relojes mucho antes de asumir el icónico papel. Aunque Bond es estoico, duro e incluso despiadado cuando lo necesita, Daniel Craig es cualquier cosa menos eso. Es un “gentleman” con sólidas raíces, un estilo accesible y comprometido con las causas sociales.

OMEGA se enorgullece de llamar a Daniel Craig amigo y está encantada de que él sea la imagen del nuevo Seamaster Diver 300M para su campaña mundial; es la elección perfecta. Después de todo, ¿cuántos exploradores submarinos pueden lograr que un traje de inmersión empapado luzca tan elegante?
 

PRESENTACIÓN DEL SEAMSTER 300M EN EL PERÚ

Como parte de la campaña mundial de este nuevo reloj, la marca OMEGA ha escogido al reconocido productor y presentador de la TV peruana, Bruno Pinasco, como imagen de la colección para nuestro país. Cuando conversamos con Bruno, nos mencionó que existe un vínculo con su familia muy fuerte, ya que su abuelo y su padre usaron la marca; a él le gusta seguir esa tradición que, sumada a la trayectoria de más de 100 años de OMEGA, la innovación constante y su participación en momentos históricos como la llegada del hombre a la luna, hicieron que Bruno se volviera un fan natural de la marca, lo cual nos llena de orgullo y satisfacción.

 

25 AÑOS SOBRE Y BAJO LAS OLAS

Desde 1993, el Seamaster Professional Diver 300M ha tenido un seguimiento legendario. Amado por su diseño y su tecnología marina, el reloj original marcó el regreso triunfal de OMEGA al mundo de los relojes de inmersión y también encendió la larga asociación de la firma con James Bond. Ahora, 25 años después, una nueva y audaz colección ha llegado.

 

OMEGA presenta en 2018 una remodelación completa de este famoso reloj, con 14 modelos únicos: 6 en acero noble y 8 en una combinación de acero noble y oro de 18qt.

 

Ahora con un tamaño más grande, 42mm, cada nuevo Diver 300M incorpora un calibre Master Chronometer 8800, que eleva instantáneamente la colección a un nivel superior de precisión, rendimiento y resistencia magnética.

También se han reelaborado todos los detalles del diseño exterior, incluido el icónico bisel de inmersión, que ahora está fabricado en cerámica con la escala de inmersión en CeragoldTM o esmalte blanco (para una blancura y durabilidad aún mayor).

 

Las esferas también son de cerámica pulida y están disponibles en color negro, azul o en color cromo PVD con cepillado solar. Y, lo más notable, OMEGA ha reintroducido el motivo de ondas (ahora grabado con láser) que era una característica popular del diseño original.

Todos los índices se han realzado y rellenado con Super-LumiNova, y la ventana de fecha se ha desplazado a las 6h. Incluso las agujas esqueleto (rodiadas, en oro de 18qt o azuladas) han sido sutilmente remodeladas, lo que los fans del modelo seguramente notarán.

 

Al voltear el reloj, se descubre un borde ondulado en el fondo de la caja, así como un cristal de zafiro, a través del que se puede ver el movimiento aprobado por el METAS.

Por último, cada modelo se presenta con un tradicional brazalete metálico icónico o una pulsera de caucho integrada negra o azul. Los brazaletes de metal tienen un nuevo diseño ergonómico y se han integrado perfectamente en la caja.

 

EL SEAMASTER DIVER 300M, UN RELOJ DE INMERSIÓN PROFESIONAL


No es necesario ser un buceador de verdad para llevar el 300M, pero, para aquellos que sí lo son, el nuevo Seamaster de OMEGA está equipado para vivir bajo las olas.


Para un buceador, medir el tiempo pasado bajo el agua es crucial (por razones obvias). En el nuevo Seamaster 300M, el trascendental bisel giratorio ha recibido un nuevo cambio en el diseño. Con un punto luminiscente situado a las 12, el icónico bisel de inmersión es ahora de cerámica, con la escala en CeragoldTM o esmalte blanco.

Los buceadores profesionales saben que las moléculas de helio se expanden durante la descompresión y pueden reventar el cristal de la esfera y el fondo de caja. Es importante liberar esas moléculas. Uno de los detalles principales del Diver 300M ha sido siempre su válvula de escape de helio. En los nuevos modelos, se da a la válvula una forma cónica y se ha patentado con una nueva e ingeniosa tecnología. Esencialmente, la actualización ahora significa que si la válvula de escape de helio se abre accidentalmente bajo el agua, se garantiza que el reloj seguirá siendo hermético (hasta 5 bar).

 

No hace falta decir que un buceador necesita ver la esfera del reloj claramente bajo el agua, incluso en aguas turbias; por eso, en el nuevo 300M, los 12 índices y las agujas se han rellenado con Super-LumiNova, para hacerlos visibles en la oscuridad. En cuanto a mantener el Diver firmemente sujeto a la muñeca, los brazaletes de metal cuentan con cierre desplegable de cremallera y pulsador, patentado por OMEGA, con una útil extensión que proporciona espacio adicional para el grosor de un traje de buceo.

Las fuerzas magnéticas en los dispositivos electrónicos utilizados en tierra, en cubierta e incluso bajo el mar pueden hacer que un reloj no esté sincronizado. Lo que es más, el equipo de buceo a menudo incluye dispositivos magnéticos. Por eso, cada nuevo Diver 300M incorpora un calibre Master Chronometer 8800, construido con materiales no ferrosos que pueden resistir los efectos del magnetismo. De hecho, el movimiento y todo el reloj han superado las 8 rigurosas pruebas Master Chronometer establecidas por el METAS, que incluyen exámenes bajo fuertes campos magnéticos de 15 000 gauss.

En cuanto a la estanquidad del Seamaster Diver 300M, ya figura en su propio nombre, “300 m” (1000 pies/30 bar), y no hay que adivinar cuánto puede bajar sin problemas.